Connect with us

Politica

¿Guerra perdida en Colombia?

Un grupo de ex presidentes latinoamericanos asumieron la tarea de analizar el tema del narcotráfico, este terrible flagelo que afecta a nuestros pueblos sin piedad y sin fin…

Y llegaron a una conclusión desesperada y desesperada: la guerra contra el narcotráfico “es una guerra perdida”. La consecuencia de esta conclusión parece obvia: la comunidad internacional debe legalizar, no solo el consumo de narcóticos, sino toda la cadena que comienza en las montañas y selvas de Colombia y otros países y termina en las calles de ciudades de todo el mundo, con millones de consumidores, muchos de ellos todavía niños, que destrozan sus vidas inmersos en un consumo del que pocos pueden escapar.

Pero millones de colombianos, la gran mayoría, rechazan enérgica y valientemente esta sombría conclusión. Nos negamos a aceptar que el mundo se arrodille ante criminales que han traspasado las fronteras de la bestialidad y desafiado el poder coercitivo de los Estados para crear organizaciones criminales capaces de llegar a todos los rincones.

Nos negamos a aceptar que sea inútil el sufrimiento y el derramamiento de sangre de tantos compatriotas que heroicamente ofrecieron su vida o fueron mutilados por las bombas enterradas por los narcotraficantes.

Nos negamos a decirles a las madres, viudas, huérfanos de nuestros soldados y policías caídos en combate, que ahora plantar marihuana, cocaína o amapola será una actividad tan decente y honorable como plantar café o cacao, y que la bonanza de los próximos narcóticos, más de lo que reemplazarán las monedas que estamos perdiendo en la actual crisis del petróleo.

“No es cierto que la guerra contra el narcotráfico sea una guerra perdida. Quizás lo que se perdió fue la voluntad política, la decisión ética y moral de enfrentar este crimen con energía y con todo el poder del Estado.”

Como presidente de mi país, en las semanas previas a mi toma de posesión, con mi equipo de asesores sentamos las bases para lo que se denominaría “Plan Colombia”, que con el apoyo entusiasta y decidido del presidente Clinton, luego del presidente Bush y del Congreso. de Estados Unidos, cambió el escenario de la lucha contra las plantaciones de drogas.

Cuando me posicioné, el 7 de agosto de 1998, había 180.000 hectáreas sembradas de coca en Colombia, los cultivos ilícitos crecían día a día y mi antecesor Ernesto Samper había perdido su visa para ingresar a territorio norteamericano, pues estaba comprobado que su campaña había financiado con el narcotráfico.

Cuatro años después, cuando entregué la presidencia a mi sucesor, el presidente Álvaro Uribe Vélez, solo quedaban 90.000 hectáreas sembradas de coca en territorio colombiano y los comandantes de las FARC, el cartel más grande del mundo, huyeron a otros países o buscaron desesperadamente. refugio. en sus escondites en la selva.

El presidente Uribe Vélez continuó el Plan Colombia y la lucha incansable contra el narcotráfico. Al final de su mandato en Colombia, había poco más de 40.000 hectáreas sembradas de coca.

Pero el entonces presidente Juan Manuel Santos, en su obsesión por firmar un acuerdo de paz con las FARC a cualquier precio, a pesar de violar la Constitución y poner en grave riesgo la estabilidad de las instituciones, prometió con ese grupo terrorista suspender la erradicación de los cultivos de coca.

¿El resultado? decenas de campesinos asesinados, una paz que solo existe en los titulares de la prensa de Santos, y más de doscientas mil nuevas hectáreas sembradas de coca, mientras las FARC y otros grandes carteles, varios de ellos extranjeros, luchan a sangre y fuego por control de la cosecha.

La guerra contra las drogas no se ha perdido. Todavía es posible ganar. Propuse que, aunque mis compatriotas permanecen confinados a causa del Covid 19, los cultivos se fumigan nuevamente, como se hizo en el pasado, con excelentes resultados. Pero el gobierno del presidente Duque no respondió.

Es posible acabar con los cultivos ilícitos. Es posible desterrar esa plaga maldita de nuestro territorio. Lo hemos demostrado en el pasado: solo necesitamos una decisión política.

Parafrasis/abc

Politica

Hijo de Gustavo Petro con asilo habla de Tomás Uribe, Santos y Maduro

Andrés Gustavo Petro, hijo del senador y ex candidato presidencial de Colombia Humana, Gustavo Petro, recibió asilo político en Canadá esta semana y desde entonces su nombre ha saltado a la opinión pública.

A pesar de que quería que se mantuviera en secreto el asunto de su asilo, su madre lo dio a conocer en las redes sociales y así fue como el país se enteró de la noticia.

En entrevista con La W, el hijo del ex candidato presidencial indicó que tuvo que recurrir a la solicitud de asilo debido a una serie de amenazas recibidas por su madre, su padre, otros familiares y él en Colombia. “La evidencia es lo que queda”, dijo el joven de 28 años.

De hecho, aseguró que durante su estadía en Colombia recibió una amenaza directa luego de que su padre ganara la alcaldía de Bogotá (2006-2010).

Según él, recurrió a solicitar asilo porque no tenía los recursos para vivir fuera del país y que luego de conocer la noticia, había sido criticado.

Respecto a algunos comentarios de políticos que alegaron que debería haber solicitado asilo en otro país, como Cuba, advirtió que es un error pensar que existía la posibilidad de que solicitara asilo a Cuba o Venezuela. “Hacer tanto por mi padre con Cuba y Venezuela es realmente no entender lo que quiere para el país”, agregó.

Petro dijo que su objetivo nunca ha sido formar parte de la política más allá de apoyar a veces a su padre. “Siempre he tratado de mantener ese perfil bajo para que la gente me conozca más por cómo soy que por quién soy”, dijo en la estación.

El hijo del senador se refirió al actual presidente y advirtió que no considera que Iván Duque sea el que tiene el poder en Colombia, “muchos dirán que Álvaro Uribe lo tiene, pero él tampoco creía que él lo tuviera”, expresó. adicional.

Muchos dirán que Álvaro Uribe lo tiene, pero yo tampoco creo que él lo tenga

Respecto a Venezuela, afirmó que piensa como su padre, y considera que Nicolás Maduro no está listo para ser presidente, “Venezuela se encuentra en esta situación ahora mismo por dos razones: por el bloqueo económico y porque Maduro no ha tenido la inteligencia para responder. a estas situaciones ”.

Petro también habló sobre Tomás Uribe, hijo del expresidente Álvaro Uribe, y aseguró que no cree que sea un candidato presidencial. “Le están endulzando la oreja por hacerlo, pero ser presidente de un país no es fácil. (…) Si quiere hacerlo, que lo haga (…) pero yo le aconsejo que lo piense muy bien y que no permitía que se endulzaran sus oídos, que intentaba tener su propia vida lejos de su apellido, porque si se lanzaba solo sería la sombra de su padre ”, dijo.

Por otro lado, sobre el expresidente Juan Manuel Santos reveló que lo respeta. Lo describió como un “camaleón, inteligente” y que votó por él para la presidencia. “Voté por Santos no porque quisiera, voté por Santos por el Acuerdo de Paz”, dijo. Sin embargo, señaló que no olvida que Santos fue ministro de Defensa de Álvaro Uribe.

Finalmente, se refirió a su padre y dijo que lo critica que suele prestar mucha atención a sus asesores políticos y aseguró que no busca generar conflicto entre la ciudadanía, “el problema viene con los seguidores, que muchos toman la política muy apasionada de lado a lado ”.

Continue Reading

Politica

La polémica desatada por un crucigrama escolar en el que las respuestas confrontan a Uribe y Santos.

expresidente de Colombia

Las respuestas a las preguntas apuntaban a los ex presidentes. La polémica desatada por un crucigrama escolar en el que las respuestas confrontan a Uribe y Santos

Crucigrama de la escuela

El 21 de septiembre, Día Mundial de la Paz, se registró el incidente en una escuela de Envigado. Un crucigrama escolar generó controversia por sus connotaciones políticas.

Supuestamente un docente de la Institución Educativa La Paz, una escuela pública, utilizó el material educativo entre sus alumnos durante la jornada académica.

Para resolver el crucigrama tuvieron que encontrar la respuesta a algunas preguntas. Entre estos se encontraba: “Apellido del presidente que hasta el día de hoy ha sido el más comprometido con la firma de un acuerdo de paz definitivo para Colombia”. La respuesta fue Santos.

Otro decía: “Nombre de quien, siendo presidente, promovió la debacle de varios sectores de la economía en Colombia y manipuló indebidamente la Constitución Política”. La respuesta fue Uribe.

Los padres de los estudiantes de noveno grado expresaron su preocupación. Consideran que podría significar el adoctrinamiento político de los adolescentes en la escuela.

Las respuestas

La rectoría de la institución emitió un comunicado disculpándose por lo sucedido con el material educativo.

“Pedimos disculpas por socializar un documento que está polarizado y que condensa una política de ideas no pluralistas”, informó la institución según el noticiero.

Por su parte, la Secretaría de Educación de Envigado anunció que realizará correcciones respecto a este tipo de situaciones.

“Para el Ministerio de Educación y Cultura, la educación democrática, participativa y pluralista es fundamental, de acuerdo con los principios, valores y propósitos que establece la Constitución para la prestación de servicios educativos, libres de sesgos ideológicos y que favorezcan la construcción de una sociedad que promueve la convivencia saludable ”, dijo al noticiero Juan Gabriel Vélez, secretario de Educación de Envigado.

Continue Reading

Politica

Adiós a la Constitución de 1991

libro constitucional

Si analizáramos la importancia de las ideas y un pensamiento que se transformó y que a su vez dio vida a la democracia y la política colombiana a fines del siglo XX, tendríamos que nombrar sin duda a Álvaro Gómez Hurtado. Su visión política pasó de la reducción simplista de la burocratización y una visión conservadora retrógrada a una perspectiva amplia de la democracia, que hoy podría resonar en la arena pública del debate democrático y ser una salida a la actual crisis de legitimidad que persiste.

En Colombia. La capacidad de Álvaro Gómez para interpretar la sociedad colombiana en los últimos años fue única, dio lo que hoy estamos sufriendo como “El régimen”, pero más allá de eso hay que rescatar su idea más significativa: ¡Un acuerdo en lo fundamental! ! que en parte fue la Constitución del 91 en pedazos con sus más de 25 reformas, es decir, ya está herida.

Su valor radica en su propuesta, se debe volver a acordar en lo fundamental para poner en la discusión pública la profundidad de su democracia y los derechos que logran conciliar demandas sociales para lograr la estabilidad política y social, el viejo país ya está desgastado y como diría Gramsci:

“El viejo mundo muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos ”.

Por tanto, es necesario llegar a un acuerdo con el país rural sobre la democratización de la tierra, asumiendo la perspectiva del campesino como sujeto de derechos, esto implica discutir la tenencia, la necesidad de establecer un acuerdo para una política seria en materia de drogas, un verdadera política criminal, un diálogo con la juventud que demanda una educación pública de calidad, gratuita y universal que los saque de una vez por todas de la violencia, la discriminación, la marginación y el desempleo, para dar paso a la productividad, la técnica y el conocimiento del siglo XXI.

Es necesario discutir la doctrina de la seguridad nacional y sostener a través de sus instituciones la perspectiva de los Derechos Humanos.

Se debe acordar la realización de los derechos de las mujeres, otorgándoles su lugar en la vida pública, política, social y económica del país. Esta opción se diluyó en 2018 cuando la gran mayoría de ciudadanos no se decantó por el bloque democrático que lideraba la propuesta de Gustavo Petro, una vez más engañada, la sociedad colombiana votó por su verdugo, consciente de que hoy se están viviendo sus consecuencias.

La Constitución de 1991 se resquebraja al ignorar las decisiones judiciales y al ridiculizar a los Tribunales con columnas basura de medios prepagos, se reprime con sangre la protesta democrática, se justifican las masacres de miembros de las instituciones y del gobierno nacional, por parecer solo gana el banco.

Jorge Luis Borges dijo que hay que elegir muy bien a tus enemigos porque acabas pareciéndote a ellos. El imberbe eligió al vecino y ahí están las consecuencias.

Fuente/alponiente/Alejandro López Lasso

Continue Reading

Tendencias