Connect with us

Politica

Colombia y el mundo en dos de Presidencia con Iván Duque

Antes de la pandemia, la política exterior del gobierno giraba en gran medida en torno a la agenda interna: la crisis migratoria venezolana, la implementación del acuerdo de paz y la lucha contra el crimen organizado.

La política exterior de un estado democrático tiene como objetivo defender y promover los intereses de la nación en múltiples escenarios: seguridad colectiva, alianzas, comercio,  fronteras, cooperación, reputación internacional, multilateralismo y promoción de principios y valores. La política exterior también es el producto de la situación interna del país y quizás Colombia es uno de los ejemplos más elocuentes ya que sus diversos conflictos internos han requerido ayuda externa, al igual que la búsqueda de la paz. ‘exigió.

Hasta la llegada de la pandemia, la política exterior del gobierno de Duque giraba en gran medida en torno a la agenda interna: la crisis migratoria venezolana, la implementación del acuerdo de paz con las Farc y la lucha contra el crimen organizado en todas sus facetas en el contexto de 200.000 hectáreas plantadas con coca, heredadas de la administración anterior. La posición adoptada por el Gobierno hacia los casi dos millones de migrantes venezolanos y las medidas adoptadas para su integración en el país, incluidos los derechos otorgados a los hijos de refugiados nacidos en Colombia, son encomiables.

Además, el presidente Duque ha seguido una política exterior que se centra en la defensa de la democracia, lo que lleva al cerco diplomático en Maduro, quien, aunque no dio los resultados esperados, ha puesto el tema en el centro. de la agenda continental, destacando, no es que fuera necesario, el carácter tiránico del inquilino de Miraflores y su grupo de clásicos, varios reclamados por la justicia internacional. En la misma línea, también existe la rápida reacción de rechazo al intento de Evo Morales de permanecer fraudulentamente en la presidencia boliviana. Se puede agradecer a Colombia que este inquietante llamado Unasur finalmente esté muerto, aunque su funeral aún no se ha llevado a cabo.

Colombia recibió la suma de USD 10.000.000.000 millones en ayuda militar y social

Colombia continúa, como lo hizo hace un siglo, siendo el principal aliado de los Estados Unidos en la región, una relación de la cual ha sido un gran beneficiario. Gracias al Plan Colombia, durante el cual el país recibió la suma de USD 10.000.000.000 millones en ayuda militar y social, se crearon las circunstancias que llevaron al Acuerdo de Paz. 

Estados Unidos ha sido el país que más ha colaborado con la situación migratoria de los venezolanos y continúa haciéndolo en la lucha contra el crimen y con la ayuda de “Paz Colombia” en la implementación de los acuerdos de La Habana. . Además, el TLC con los estadounidenses abre grandes oportunidades para el país frente a la reconfiguración de las cadenas de suministro mundiales.

La implementación del Acuerdo de Paz se presenta en una vitrina internacional para que todos la vean, informada por el monitoreo llevado a cabo por el Consejo de Seguridad de la ONU. Como cualquier acuerdo de paz en el mundo, el nuestro no es perfecto y su implementación no es inmune a los choques y obstáculos; sin embargo, se reconoce el progreso (informe del Instituto Kroc) y se registran los elementos para los que hay tareas pendientes. La muerte de los líderes sociales oscurece el panorama y obliga al estado a continuar su acción.

COVID-19, con iniciativas para crear Talento Digital, un resurgimiento conjunto del turismo y una apertura común a nuevos mercados. .

Lo que Colombia ha hecho frente a la pandemia no es diferente de otros estados: entrar en el juego de “sálvate a ti mismo”, cerrar sus fronteras y buscar acceso a suministros médicos, ventiladores y, por supuesto, la vacuna que para cuando esté disponible. El desafío es de tal magnitud, de tantas incertidumbres, que la política debe ajustarse casi a diario y la perfección en la gestión no existe.

Sigue Leyendo
Eche, pero comenta esta nota

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Colombia

El debate entre Petro, Gutiérrez y Fajardo exhibe la fragmentación electoral colombiana

foto tomada de google news

El debate entre Petro, Gutiérrez y Fajardo exhibe la fragmentación electoral colombiana
Los tres precandidatos con más opciones de mantenerse en la carrera por la presidencia de Colombia cruzan ataques y evitan tender puentes a cuatro meses de las elecciones Fajardo y Gutiérrez se han lanzado contra Petro, que lidera las encuestas, y su propuesta de cambios El izquierdista y el candidato que representa al centro han acusado al de derecha de ser la continuación del uribismo en el país

El 29 de mayo se realizará en Colombia la primera vuelta de las elecciones presidenciales. Las candidaturas siguen muy abiertas y la fragmentación del voto obliga a todos los candidatos a unirse bajo coaliciones que multiplican sus posibilidades de ganar en las urnas. Prisa Media ha reunido este jueves a tres de los candidatos con más opciones de quedarse en la carrera por la presidencia. El líder de izquierda, Gustavo Petro, parte como favorito en todas las encuestas y su candidatura al frente del Pacto Histórico se da por segura. Es el rival a batir para todos. Lo acompañaron Sergio Fajardo, el mejor ubicado según las encuestas para encabezar la coalición de centro, y Federico Gutiérrez, el exalcalde de Medellín que destaca levemente en las encuestas para ganar la candidatura de la coalición de alcaldes, que trae juntos una enorme potencia regional. .

Sergio Fajardo: “No me uniré a Petro bajo ningún concepto” El exalcalde de Medellín, segundo en las encuestas, reconoce en el candidato de izquierda al rival a batir y asegura representar otra opción de cambio. En esta entrevista con EL PAÍS habla de su propuesta y de su visión del país.

Sigue Leyendo

Colombia

Los detalles detrás de la pelea entre Íngrid Betancourt y Alejandro Gaviria

foto tomada de google news

Otros candidatos presidenciales de la Coalición Centro Esperanza también atacaron a Gaviria.
Tras el intercambio de palabras de alto calibre que se produjo entre el exministro de Salud, Alejandro Gaviria, y la candidata presidencial del partido Oxígeno Verde, Íngrid Betancourt, se desató una crisis en la Coalición Centro Esperanza, a la que ambos pertenecen.

Betancourt lanzó duras críticas a Gaviria durante un debate público realizado por la revista Semana y el diario El Tiempo. “Voy a decir algo que me duele infinitamente”, dijo Betancourt, como anunciando una tormenta política que luego sacudiría los cimientos de la coalición. “Alejandro, tú y yo hicimos un acuerdo, que firmamos en el Cónclave, que no íbamos a traer ninguna maquinaria a la coalición. Has aceptado el apoyo de gente que me preocupa mucho”, aseguró Betancourt y pidió que se haga una reunión para tratar el tema.

Gaviria no ocultó su exaltación tras recibir la burla. “Mira, lo tuyo es hipocresía y oportunismo, no tiene otro nombre”, le dijo Gaviria a Betancourt mirándola a los ojos. Le pidió que examinara las listas al Congreso de su partido y le preguntó irónicamente si esas placas estaban libres de maquinaria. Reiteró que seguirá “sumando apoyos”, y sostuvo que también vendrá a apoyarlo el exministro de Trabajo, Rafael Pardo.

En su respuesta, Betancourt volvió al ataque y dijo que los comentarios de Gaviria fueron “personales”. Incluso cuestionó la continuidad de la alianza del centro. “Hoy vamos a debatir este tema, yo no voy a dejar que entren los lobos donde están las ovejas”, dijo Betancourt.

Una alianza política de Gaviria fue la que detonó una serie de amargas disputas al interior de la coalición. Se trata de la llegada del senador de Cambio Radical, Germán Varon, a la campaña presidencial de Gaviria, que fue anunciada el pasado lunes. Como legislador, Varón ha sido una pieza clave para el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, quien aún no decide cuál será su apuesta en las próximas elecciones presidenciales.

A raíz de estos vínculos, también se sumó a la disputa el candidato presidencial Sergio Fajardo, quien participaba en el debate. “Lo que acaba de pasar es algo duro para la coalición”, dijo, sumándose a las críticas de Betancourt. “No podemos avanzar en nuestra coalición con clientelismo que se va a colar en nuestro proyecto político”, concluyó.

Tras el final del debate, que dejó los ánimos encendidos entre los candidatos, también hubo declaraciones públicas que dejaban entrever las rencillas internas. Gaviria dijo que los candidatos presidenciales de la coalición habían tenido una reunión que se prolongó durante toda la tarde del martes, pero no expresaron su molestia con las alianzas. “Podríamos haber tenido una discusión interna razonable y sensata”, dijo Gaviria. “Esto hay que tramitarlo internamente, sin convertirlo en un espectáculo público, como sucedió”, dijo Gaviria.

Sigue Leyendo

Colombia

Los puntos claves de la Ley de Seguridad Ciudadana sancionada por el Presidente Duque

foto tomada de google news

El presidente de la República, Iván Duque Márquez, sancionó este martes la Ley de Seguridad Ciudadana, que permitirá utilizar instrumentos jurídicos y recursos económicos para combatir la delincuencia y los hechos que afectan la tranquilidad de los territorios.

La ley, que fue aprobada en el Congreso de la República a fines de 2021 y sobre la cual trabajaron los Ministerios de Justicia, Interior y Defensa, permitirá reformas al Código Penal, Código Procesal Penal, Código de Seguridad Nacional y Ciudadanía. Coexistencia y Código de Extinción de Dominio.
“La Ley de Seguridad Ciudadana es una realidad gracias al trabajo en equipo de todas las instituciones, comprometidas con el bienestar de los ciudadanos; busca reducir la impunidad y otorga mayor protección a los ciudadanos y miembros de la fuerza pública”, dijo el presidente Duque.

La norma también permite establecer la regulación de armas, objetos y artefactos menos letales, además del control del Registro de Identificación Balística. Según el Gobierno, la ley permitirá que quien asesine a un miembro de las fuerzas de seguridad oa un líder y defensor de derechos humanos reciba la pena máxima de hasta 58,3 años de prisión.

A la sanción asistieron los ministros del Interior, Daniel Palacios; de Defensa, Diego Molano; de Justicia, Wilson Ruiz; la presidenta de la Cámara de Representantes, Jennifer Arias; el Senador Germán Varón; el representante a la Cámara, Juan Manuel Daza; el director de la Policía Nacional, general Jorge Luis Vargas Valencia, entre otros miembros del Gobierno y la Fuerza Pública.

Sigue Leyendo

Tendencias