Connect with us

Politica

¿Colombia convertirse en un estado federal?

bandera de Colombia

Expertos y líderes políticos volvieron a poner el tema sobre la mesa…

Una de las lecciones que dejó la pandemia del covid-19 en Colombia es la necesidad de revisar el modelo centralista que sigue imperando en Colombia.

Las diferencias en el comportamiento del virus en las regiones obligaron a los líderes locales a establecer sus propias estrategias tanto para contener el avance de la enfermedad como para permitir la reactivación económica.

Esta situación volvió a poner sobre la mesa la discusión sobre la descentralización en el país, que si bien está consagrada en la Constitución, en la práctica poco se aplica en el país.

Solo en los últimos días el gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo. A través de su cuenta de Twitter, anunció este jueves la campaña #ColombiaFederal.

Según Caicedo, el federalismo es “la vía para lograr mayores niveles de democracia y equidad en todas las regiones”. Aunque la propuesta de Caicedo por el momento no fue muy bien recibida, abrió el debate sobre la descentralización.

En un artículo publicado la semana pasada en EL TIEMPO, el exdirector del Banco de la República, José Antonio Ocampo, y la investigadora Natalie Gómez señalaron que el actual modelo excesivamente centralista traía tres problemas:

La primera es la compleja división de competencias entre los tres niveles de gobierno (nacional, departamental y municipal), que en algunos casos es imprecisa, ya que existen funciones duplicadas o insuficientemente financiadas.

El segundo es la poca autonomía fiscal que tienen las entidades territoriales: tienen una capacidad limitada, si no nula, para crear nuevas fuentes de ingresos.

Y el tercero es la rigidez en el gasto de las entidades territoriales, debido a los destinos específicos que determina la normativa correspondiente.

“Los ministerios se han convertido en un CAI, sirven a las regiones solo cuando hay un problema”

“Ante este escenario, es fundamental pensar en las reformas necesarias en la descentralización para dar mayor autonomía y agilidad a las entidades territoriales y garantizar la eficiencia de su gestión, en el combate de las desigualdades regionales”, señalan los investigadores en su artículo. .

El tema también fue abordado por el diputado de Cambio Radical César Lorduy, quien desde principios de año viene trabajando en un proyecto de ley para trasladar algunos ministerios a las regiones o establecer sedes alternativas de ministerios en algunos territorios.

“Los ministerios se volvieron un CAI, atienden a las regiones solo cuando hay un problema, pero no es una política permanente y constante, para prestar atención constante es necesario trasladarse al lugar, por eso los ministerios se mueven o establecen Sede alternativa ”, indicó Lorduy, quien recordó que la Ley 768 de 2002 establece que Cartagena puede ser sede suplente de la Presidencia de la República, lo que haría más viable la reforma administrativa propuesta.

La discusión también contó con la participación del expresidente del Senado, Lidio García, quien en su discurso de despedida habló de “la conversión de Colombia a un estado federal”.

“Esto implica que el país emprende, con todas sus fuerzas, una cierta política de descentralización. Todavía es inconcebible que las entidades territoriales tengan funciones y luchen por los recursos.

Mucho más, que los impuestos se pagan en las ciudades y tienen que ser enviados al Tesoro Nacional para que luego distribuya, a su discreción, lo que crea que corresponde a las regiones ”, dijo García.

El debate no es nuevo e implica, al menos legalmente, una profunda reforma que modificaría la estructura del Estado colombiano para que caiga.

En 1974, el expresidente Alfonso López Michelsen cuestionó si los ministerios y las principales entidades estaban en Bogotá. Le parecía injusto que personas de diversas partes del país tuvieran que viajar tanto a la capital.

Durante las primeras décadas de la historia republicana del país hubo un debate entre federalismo y centralismo y, luego de varias luchas políticas, Colombia optó por el modelo centralista, que ha prevalecido hasta ahora.

Sigue Leyendo
Eche, pero comenta esta nota

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Colombia

El debate entre Petro, Gutiérrez y Fajardo exhibe la fragmentación electoral colombiana

foto tomada de google news

El debate entre Petro, Gutiérrez y Fajardo exhibe la fragmentación electoral colombiana
Los tres precandidatos con más opciones de mantenerse en la carrera por la presidencia de Colombia cruzan ataques y evitan tender puentes a cuatro meses de las elecciones Fajardo y Gutiérrez se han lanzado contra Petro, que lidera las encuestas, y su propuesta de cambios El izquierdista y el candidato que representa al centro han acusado al de derecha de ser la continuación del uribismo en el país

El 29 de mayo se realizará en Colombia la primera vuelta de las elecciones presidenciales. Las candidaturas siguen muy abiertas y la fragmentación del voto obliga a todos los candidatos a unirse bajo coaliciones que multiplican sus posibilidades de ganar en las urnas. Prisa Media ha reunido este jueves a tres de los candidatos con más opciones de quedarse en la carrera por la presidencia. El líder de izquierda, Gustavo Petro, parte como favorito en todas las encuestas y su candidatura al frente del Pacto Histórico se da por segura. Es el rival a batir para todos. Lo acompañaron Sergio Fajardo, el mejor ubicado según las encuestas para encabezar la coalición de centro, y Federico Gutiérrez, el exalcalde de Medellín que destaca levemente en las encuestas para ganar la candidatura de la coalición de alcaldes, que trae juntos una enorme potencia regional. .

Sergio Fajardo: “No me uniré a Petro bajo ningún concepto” El exalcalde de Medellín, segundo en las encuestas, reconoce en el candidato de izquierda al rival a batir y asegura representar otra opción de cambio. En esta entrevista con EL PAÍS habla de su propuesta y de su visión del país.

Sigue Leyendo

Colombia

Los detalles detrás de la pelea entre Íngrid Betancourt y Alejandro Gaviria

foto tomada de google news

Otros candidatos presidenciales de la Coalición Centro Esperanza también atacaron a Gaviria.
Tras el intercambio de palabras de alto calibre que se produjo entre el exministro de Salud, Alejandro Gaviria, y la candidata presidencial del partido Oxígeno Verde, Íngrid Betancourt, se desató una crisis en la Coalición Centro Esperanza, a la que ambos pertenecen.

Betancourt lanzó duras críticas a Gaviria durante un debate público realizado por la revista Semana y el diario El Tiempo. “Voy a decir algo que me duele infinitamente”, dijo Betancourt, como anunciando una tormenta política que luego sacudiría los cimientos de la coalición. “Alejandro, tú y yo hicimos un acuerdo, que firmamos en el Cónclave, que no íbamos a traer ninguna maquinaria a la coalición. Has aceptado el apoyo de gente que me preocupa mucho”, aseguró Betancourt y pidió que se haga una reunión para tratar el tema.

Gaviria no ocultó su exaltación tras recibir la burla. “Mira, lo tuyo es hipocresía y oportunismo, no tiene otro nombre”, le dijo Gaviria a Betancourt mirándola a los ojos. Le pidió que examinara las listas al Congreso de su partido y le preguntó irónicamente si esas placas estaban libres de maquinaria. Reiteró que seguirá “sumando apoyos”, y sostuvo que también vendrá a apoyarlo el exministro de Trabajo, Rafael Pardo.

En su respuesta, Betancourt volvió al ataque y dijo que los comentarios de Gaviria fueron “personales”. Incluso cuestionó la continuidad de la alianza del centro. “Hoy vamos a debatir este tema, yo no voy a dejar que entren los lobos donde están las ovejas”, dijo Betancourt.

Una alianza política de Gaviria fue la que detonó una serie de amargas disputas al interior de la coalición. Se trata de la llegada del senador de Cambio Radical, Germán Varon, a la campaña presidencial de Gaviria, que fue anunciada el pasado lunes. Como legislador, Varón ha sido una pieza clave para el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, quien aún no decide cuál será su apuesta en las próximas elecciones presidenciales.

A raíz de estos vínculos, también se sumó a la disputa el candidato presidencial Sergio Fajardo, quien participaba en el debate. “Lo que acaba de pasar es algo duro para la coalición”, dijo, sumándose a las críticas de Betancourt. “No podemos avanzar en nuestra coalición con clientelismo que se va a colar en nuestro proyecto político”, concluyó.

Tras el final del debate, que dejó los ánimos encendidos entre los candidatos, también hubo declaraciones públicas que dejaban entrever las rencillas internas. Gaviria dijo que los candidatos presidenciales de la coalición habían tenido una reunión que se prolongó durante toda la tarde del martes, pero no expresaron su molestia con las alianzas. “Podríamos haber tenido una discusión interna razonable y sensata”, dijo Gaviria. “Esto hay que tramitarlo internamente, sin convertirlo en un espectáculo público, como sucedió”, dijo Gaviria.

Sigue Leyendo

Colombia

Los puntos claves de la Ley de Seguridad Ciudadana sancionada por el Presidente Duque

foto tomada de google news

El presidente de la República, Iván Duque Márquez, sancionó este martes la Ley de Seguridad Ciudadana, que permitirá utilizar instrumentos jurídicos y recursos económicos para combatir la delincuencia y los hechos que afectan la tranquilidad de los territorios.

La ley, que fue aprobada en el Congreso de la República a fines de 2021 y sobre la cual trabajaron los Ministerios de Justicia, Interior y Defensa, permitirá reformas al Código Penal, Código Procesal Penal, Código de Seguridad Nacional y Ciudadanía. Coexistencia y Código de Extinción de Dominio.
“La Ley de Seguridad Ciudadana es una realidad gracias al trabajo en equipo de todas las instituciones, comprometidas con el bienestar de los ciudadanos; busca reducir la impunidad y otorga mayor protección a los ciudadanos y miembros de la fuerza pública”, dijo el presidente Duque.

La norma también permite establecer la regulación de armas, objetos y artefactos menos letales, además del control del Registro de Identificación Balística. Según el Gobierno, la ley permitirá que quien asesine a un miembro de las fuerzas de seguridad oa un líder y defensor de derechos humanos reciba la pena máxima de hasta 58,3 años de prisión.

A la sanción asistieron los ministros del Interior, Daniel Palacios; de Defensa, Diego Molano; de Justicia, Wilson Ruiz; la presidenta de la Cámara de Representantes, Jennifer Arias; el Senador Germán Varón; el representante a la Cámara, Juan Manuel Daza; el director de la Policía Nacional, general Jorge Luis Vargas Valencia, entre otros miembros del Gobierno y la Fuerza Pública.

Sigue Leyendo

Tendencias